Cómo combatir el estrés electromagnético

Sección: Salud
Publicación: Revista nº 65

estrés electromagnético

estrés electromagnético

Estrés, depresión y ansiedad son manifestaciones básicas, como respuesta del organismo cuando se enfrenta a periodos de tensión excesivos. La persona se siente sobrepasada en su capacidad de responder equilibradamente a situaciones que percibe como una amenaza u obstáculo
Los síntomas de estos trastornos son variados. La tensión física y emocional se traduce en irritabilidad, falta de concentración, mal humor y débil capacidad de respuesta. La presión constante sólo agrava la situación, provocando ansiedad. Aumentan las palpitaciones, sudoración, sensación de vértigo, mareos, dolor de cabeza, colon irritable, opresión en el pecho, disminuye la capacidad respiratoria, como una sensación de que nos falta el aire, surgen temblores y tics, etc.

El cuadro se vuelve crónico y la persona comienza a debilitarse, pierde fuerza y capacidad de responder, además de disminuir el ánimo. Comienzan los pensamientos negativos y se pierde la capacidad de relajarse y desconectarse de la situación que provocó la tensión. Todos los sistemas fallan. La persona comienza a entrar en un proceso obsesivo mental sin darse cuenta. Hasta que el cuerpo comienza a manifestar dolor o enfermedad, lo que nos indica que es momento de detenerse y descansar. Es necesario entonces crear un espacio para poder recuperar el equilibrio perdido.

Los seres humanos tenemos una naturaleza bioeléctrica natural, muy sensible a la influencia y los cambios de los campos electromagnéticos. Nuestras células funcionan a base de impulsos eléctricos, que generan campos electromagnéticos, gracias a la presencia en nuestro organismo de agua, sal, metales y minerales. Los desarrollos celulares, metabólicos e incluso nuestros pensamientos, son generados por procesos químicos electromagnéticos. Todos los procesos de los seres vivos y del planeta son de naturaleza electromagnética. Es por ello necesario aprender y comprender cómo nos afectan.

Efectos negativos
Los campos electromagnéticos activan la respuesta de estrés del cuerpo y producen cambios en casi todas sus funciones, incluyendo un declive significativo en los sistemas inmunológicos. Investigadores de la Universidad de Washington (EE.UU.) han encontrado que una exposición prolongada a campos magnéticos de bajo nivel, como los generados por secadores de cabello, cafeteras y mantas eléctricas, puede dañar el Adn de las células cerebrales.

Los profesores de Bioingeniería, Henry Lai y Narendra Singh, encontraron que la exposición continua hace que las células se autodestruyan, porque no pueden repararse. Un estudio de 1995 sugiere que los efectos son acumulativos, lo que significa que la duración puede ser tan dañina como la intensidad. “En la vida real, las personas son expuestas a dosis muy breves. Esto puede aumentar con el tiempo. Ha habido un enorme incremento en la electrificación artificial, a través de líneas eléctricas, redes de comunicaciones y electrodomésticos, y el resultado es el estrés electromagnético. El sistema de comunicación energética del cuerpo se ve afectado, llevando a la fatiga celular”, según Henry Lai.

Se piensa que la exposición a corto plazo a estresantes electromagnéticos causa síntomas tales como fatiga, dolores de cabeza y mareos, mientras que a largo plazo afecta el sistema inmunológico y, posiblemente, lleve a condiciones como el cáncer, enfermedades cardiovasculares y defectos de nacimiento.

Precauciones para prevenir
* Utilizar un buen sistema de descanso que nos proteja de los campos electromagnéticos, pues a la hora de dormir es cuando más nos afectan.
* Disminuir el tiempo de las llamadas por teléfono móvil.
* Evitar que los niños usen aparatos móviles telefónicos.
* Reducir el uso de teléfonos inalámbricos.
* Procurar no permanecer mucho tiempo cerca de fuentes que emitan campos electromagnéticos de gran intensidad.
> Mantener una distancia de seguridad ante cualquier fuente de campos electromagnéticos, de mínimo un metro.
* Usar un ionizador o purificador de aire.
* Beber mucha agua, mínimo dos litros diarios, preferentemente de manantial.
* Comer diariamente productos naturales frescos.
* Evitar el sedentarismo y hacer ejercicio físico intenso.
* Caminar descalzo, mínimo media hora al día, sobre césped o arena, para descargar a tierra el exceso de electromagnetismo.
* Realizar varias veces al día algunos minutos de inspiraciones profundas, en ambientes naturales. El cuerpo se revitaliza, baja su frecuencia y nivel de estrés.

Cada día comprendemos mejor que, para generar estados emocionales saludables, es necesario realizar cambios profundos en nuestros hábitos. La respuesta al cansancio y malestar puede estar en la manera en la que vivimos. Frecuentemente, la vida nos recuerda que debemos volver a nuestros orígenes, acercarnos a una existencia que respete lo natural.

http://www.miherbolario.com/articulos/salud/111/como-combatir-el-estres-electromagnetico

Anuncios

Hola, deja tu comentario creativo y positivo. La persona responsable de este blog, solo se responsabiliza de sus escritos o informaciones que pueda aportar, los comentarios o aportaciones externas serán responsabilidad de quien las emita.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s