Vilassar de Mar no tiene lugar para que crezca la semilla de la esperanza.

Vilassar de Mar no tiene lugar para que crezca la semilla de la esperanza.

Señor Mas, tendrá algún problema con el que no contaba cuando consiga la independencia de Cataluña, en algunos pueblos no entienden ni el español ni el catalán, para muestra un botón, en un pueblo de Cataluña después de tres años de explicaciones hace una jornada una enferma de SQM con tres ponentes, pues oiga no han entendido nada, si lo hubieran entendido estarían obrando mal, eso no puede ser, entonces es porque hablan otro idioma, tendrá un problema lingüístico con el que no contaba imagínese que le piden independizarse de Cataluña.

El ayuntamiento de Vilassar de Mar no responde, el ambulatorio no tiene disposición profesional para informarse sobre la enfermedad de su indisposición hace a quien la sufre que sea la que cargue con la responsabilidad, el hospital no dispone de espacio limpio de tóxicos-químicos en los que puedan esperar cualquier paciente con Senilidad Química Múltiple (SQM). ¿Qué esperan de estos pacientes? y nunca mejor dicho, pacientes que enfermen por las consecuencias de la masiva industrialización de la sociedad y después se los quieran quitar de encima, como dice el reportaje: enfermos incómodos para la sociedad. Ellos nos obligan a pensar, es incomodo, pero lo de las instituciones yo diría que es inhumano. Señor Mas ¿Conseguirá que hablen todos la misma lengua? Mientras lo consigue vaya poniendo las pilas al departamento de sanidad, que están tratando mal sus ciudadanos. Esta es la información que nos llega por las personas que sufren esta indiferencia del estado por sufrir Sensibilidad Química Múltiple (SQM). Estamos seguros que cuando usted lo sepa lo corregirá que no quiere eso para Cataluña.

http://www.migueljara.com/2012/05/27/una-semilla-de-esperanza-en-vilassar-de-mar/

http://www.migueljara.com/2012/03/20/la-incapacidad-permanente-justa-por-los-sindromes-de-sensibilizacion-central/

Este blog no acostumbra a hacer post,  esperamos vuestro perdón si algo no está bien.

Trabajadores de un CAP, afectados por sensibilidad químicaTrabajadores de un CAP, afectados por sensibilidad química

http://siempreestamosatiemposiqueremos.blogspot.com.es/2012/08/trabajadores-de-un-cap-afectados-por.html

Anuncios

A la búsqueda de un lugar limpio donde vivir

A la búsqueda de un lugar limpio donde vivir

A la búsqueda de un lugar limpio donde vivir

Publicado por Miguel Jara el 4 de agosto de 2012

A través de Laura Domínguez Rosado, socióloga que sufre Sensibilidad Química Múltiple (SQM) a la que conocí hace años, al principio de mi acercamento a este síndrome relacionado con la contaminación ambiental, me llega una propuesta de futuro denominada EcoSalud +info

—————————————————————–

http://redecosalud.wordpress.com/

http://redecosalud.wordpress.com/2012/03/06/red-de-autoempleo-e-intercambio/

Miguel Jara SQM Las Enfermedades Medioambientales / Pilar Remiro SQM Necesidad del Control Ambiental / Dra Pilar Muñoz Experiencia Médica con la SQM

SQM Las Enfermedades Medioambientales

SQM Las Enfermedades Medioambientales

http://www.lacajadepandora.eu/2012/06/miguel-jara-sqm-las-enfermedades-medioambientales/

http://www.lacajadepandora.eu/2012/06/pilar-remiro-sqm-necesidad-del-control-ambiental/

http://www.lacajadepandora.eu/2012/06/dra-pilar-munoz-experiencia-medica-con-la-sqm/

Este es en catalán:

Presentació Sensibilidad Quimica Multiple

https://vimeo.com/45293151

Control Ambiental

Los esquemas que son el pasado y las nuevas oportunidades

Los esquemas que son el pasado y las nuevas oportunidadesPublicado por Miguel Jara el 25 de junio de 2012

Como comenté hace unos meses me han concedido un premio en el ámbito sanitario. Me lo entregan el próximo martes durante una cena en Madrid y como parte del “ritual” hoy la organización publica en su conocido boletín electrónico, Eupharlaw News, una entrevista que me hicieron hace unos días +info

SQM Un nuevo paradigma de la medicina

SQM Un nuevo paradigma de la medicinaA finales de mayo se celebró en Vilassar de Mar una Jornada sobre Sensibilidad Química Múltiple. La Jornada trató de las diferentes enfermedades causadas por el medioambiente contaminado en que vivimos, sobre todo por los productos químicos peligrosos.

Junto con el Alcalde de la localidad, estaban como ponentes el periodista y escritor Miguel Jara, Pilar Remiro -una de las personas afectadas- y la experta Dra. Pilar Muñoz-Calero.
Miguel Jara hizo una exposición de estas enfermedades de una manera sencilla, divulgativa, pensando en quienes no las conocen y un repaso sobre la situación de su reconocimiento oficial. Sensibilidad Química Múltiple (SQM) e Hipersensibilidad a los Campos Electromagnéticos aún no “existen” como enfermedades oficiales ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) con los problemas que ello conlleva a quienes las sufren y su relación con la contaminación cotidiana. Por ello es necesario dar a conocer este cambio de paradigma que enfrentamos; nuestro estilo de vida es erróneo.
Pilar Remiro habló de la necesidad de mayor concienciación sobre el problema por parte de todos pero sobre todo por quienes tienen el poder de cambiar cosas; citó solidaridad en la vida cotidiana; la enorme soledad que padecen la víctimas de los tóxicos convencionales (en la sala había numerosas personas con mascarillas, triste símbolo de su aislamiento del mundo); expuso el problema de salud que supone el mercurio en forma de amalgamas dentales, a través de un video y con otro video quedo evidente el problema de salud pública que son las fumigaciones y los herbicidas; citó el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) y la fibromialgia como síntomas de SQM; y expresó “un grito necesario para cambiar el sistema de vida“. Por último, reclamó respeto “por nosotros mismos” y de los demás hacia este colectivo.
La doctora Pilar Muñoz-Calero, presidenta de la Fundación Alborada, que está especializada en Medicina Ambiental, explicó de un modo que supo captar bien la atención del auditorio en qué consisten estas enfermedades, la manera de diagnosticarlas o sospechar que alguien puede padecerlas, en qué consisten los tratamientos que están ofreciendo resultados, “no curación pues esta es una enfermedad crónica pero sí mejorando mucho la calidad de vida de las afectadas”.
Fruto de su experiencia calificó de “epidemia” el aumento de la prevalencia de estos síndromes. Para Muñoz-Calero “estamos ante un nuevo paradigma de la medicina y ya no valen los diagnósticos y tratamientos tradicionales”.

Fuente:http://vidasana.org/noticias-vidasana/sqm-un-nuevo-paradigma-la-medicina.html

Os recomendamos ver la web de Vida Sana es interesante con aportaciones nuevas.

SQM Jornada en Vilassar de mar (Barcelona) – Los pájaros que quieren salir de la mina

SQM Jornada en Vilassar de mar (Barcelona) - Los pájaros que quieren salir de la mina

SQM Jornada en Vilassar de mar (Barcelona) – Los pájaros que quieren salir de la mina

https://unmardesensibilidadquimicamultiple.wordpress.com/about/sensibilidad-quimica-multiple/

Conocer y prevenir las enfermedades relacionadas con el medioambiente.

Importante:

las personas que asistan no utilicen perfumes, ni loción para después del afeitado, desodorantes, ni cremas ese día, teléfonos móviles apagados por completo.

                           Se ruega no olvidar esto.

Para permitir que la jornada trascurra permitiendo la asistencia a la acto de los afectados que puedan ese día asistir. Estos productos dañarían seriamente su salud.

 

Los pájaros que quieren salir de la mina

Los pájaros que quieren salir de la minaPublicado por Miguel Jara el 10 de mayo de 2012

He estado dos días en Barcelona, entre otras cosas, para entrevistar a la científica Magda Havas, a la que llevó la compañía Radytec para que impartiera una serie de conferencias sobre la denominada “electricidad sucia” y su influencia en la salud. Quiero contaros sobre estos días pero hoy anuncio otro evento también a celebrarse muy cerca de la Ciudad Condal +info

El Parlamento Europeo votará el reconocimiento de las enfermedades ambientales

Miguel Jara mayo 4, 2012

El Parlamento Europeo votará el reconocimiento de las enfermedades ambientalesEl próximo mes de junio se votará en el Parlamento Europeo una Declaración que pide la inclusión en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) de la Hipersensibilidad a los Campos Electromagnéticos (EHS) más conocida como electrosensibilidad y de la Sensibilidad Química Múltiple (SQM). De aprobarse significará otro paso importante para el reconocim […]

La incapacidad permanente justa por los Síndromes de Sensibilización Central

Publicado por Miguel Jara el 20 de marzo de 2012
Me escribe con buenas noticias la enferma de Sensibilidad Química Múltiple y activista por los derechos de ese colectivo Pilar Remiro, colaboradora de este blog. La Seguridad Social le ha reconocido expresamente la SQM y le concede la incapacidad permanente, al menos durante dos años +info

No dejéis de leer el post de Miguel Jara
Felicidades Pilar Remiro hoy es un día especial, parece que algo empieza a cambiar.
Felicidades a todos los afectados de enfermedades de Sensibilización Central, este es un comienzo para todos.

Los días de esperanza de Gael

Publicado por Miguel Jara el 12 de marzo de 2012
En el verano de 2010 publiqué sobre el profesor Servando Pérez, al que Los días de esperanza de Gaelconozco desde hace tiempo, que estaba en huelga de hambre en el hospital de Santiago de Compostela por la negativa de ciertos responsables de dicho centro sanitario a darle el tratamiento que el juez ordenó para hacer frente a su intoxicación +info

PANORÁMICA DE LA SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE. Charla en Biocultura 2011 (Mi Estrella de

SQM: LA PONENCIA QUE PILAR REMIRO NO PUDO EXPONER…

Médicos que enferman en los hospitales

Miguel Jara enero 4, 2012

Esta mañana he entrevistado a un hombre (bueno, a su mujer pues él no puede ponerse al teléfono) que padece Sensibilidad Química Múltiple (SQM) y como consecuencia de ello también Hipersensibilidad a los Campos Electromagnéticos o Electrohipersensibilidad. Se llama Manuel Asensio Sánchez y es médico. Trabajaba en un hospital de Soria, donde vive, y lo que le […]

Cómo combatir el estrés electromagnético

Sección: Salud
Publicación: Revista nº 65

estrés electromagnético

estrés electromagnético

Estrés, depresión y ansiedad son manifestaciones básicas, como respuesta del organismo cuando se enfrenta a periodos de tensión excesivos. La persona se siente sobrepasada en su capacidad de responder equilibradamente a situaciones que percibe como una amenaza u obstáculo
Los síntomas de estos trastornos son variados. La tensión física y emocional se traduce en irritabilidad, falta de concentración, mal humor y débil capacidad de respuesta. La presión constante sólo agrava la situación, provocando ansiedad. Aumentan las palpitaciones, sudoración, sensación de vértigo, mareos, dolor de cabeza, colon irritable, opresión en el pecho, disminuye la capacidad respiratoria, como una sensación de que nos falta el aire, surgen temblores y tics, etc.

El cuadro se vuelve crónico y la persona comienza a debilitarse, pierde fuerza y capacidad de responder, además de disminuir el ánimo. Comienzan los pensamientos negativos y se pierde la capacidad de relajarse y desconectarse de la situación que provocó la tensión. Todos los sistemas fallan. La persona comienza a entrar en un proceso obsesivo mental sin darse cuenta. Hasta que el cuerpo comienza a manifestar dolor o enfermedad, lo que nos indica que es momento de detenerse y descansar. Es necesario entonces crear un espacio para poder recuperar el equilibrio perdido.

Los seres humanos tenemos una naturaleza bioeléctrica natural, muy sensible a la influencia y los cambios de los campos electromagnéticos. Nuestras células funcionan a base de impulsos eléctricos, que generan campos electromagnéticos, gracias a la presencia en nuestro organismo de agua, sal, metales y minerales. Los desarrollos celulares, metabólicos e incluso nuestros pensamientos, son generados por procesos químicos electromagnéticos. Todos los procesos de los seres vivos y del planeta son de naturaleza electromagnética. Es por ello necesario aprender y comprender cómo nos afectan.

Efectos negativos
Los campos electromagnéticos activan la respuesta de estrés del cuerpo y producen cambios en casi todas sus funciones, incluyendo un declive significativo en los sistemas inmunológicos. Investigadores de la Universidad de Washington (EE.UU.) han encontrado que una exposición prolongada a campos magnéticos de bajo nivel, como los generados por secadores de cabello, cafeteras y mantas eléctricas, puede dañar el Adn de las células cerebrales.

Los profesores de Bioingeniería, Henry Lai y Narendra Singh, encontraron que la exposición continua hace que las células se autodestruyan, porque no pueden repararse. Un estudio de 1995 sugiere que los efectos son acumulativos, lo que significa que la duración puede ser tan dañina como la intensidad. “En la vida real, las personas son expuestas a dosis muy breves. Esto puede aumentar con el tiempo. Ha habido un enorme incremento en la electrificación artificial, a través de líneas eléctricas, redes de comunicaciones y electrodomésticos, y el resultado es el estrés electromagnético. El sistema de comunicación energética del cuerpo se ve afectado, llevando a la fatiga celular”, según Henry Lai.

Se piensa que la exposición a corto plazo a estresantes electromagnéticos causa síntomas tales como fatiga, dolores de cabeza y mareos, mientras que a largo plazo afecta el sistema inmunológico y, posiblemente, lleve a condiciones como el cáncer, enfermedades cardiovasculares y defectos de nacimiento.

Precauciones para prevenir
* Utilizar un buen sistema de descanso que nos proteja de los campos electromagnéticos, pues a la hora de dormir es cuando más nos afectan.
* Disminuir el tiempo de las llamadas por teléfono móvil.
* Evitar que los niños usen aparatos móviles telefónicos.
* Reducir el uso de teléfonos inalámbricos.
* Procurar no permanecer mucho tiempo cerca de fuentes que emitan campos electromagnéticos de gran intensidad.
> Mantener una distancia de seguridad ante cualquier fuente de campos electromagnéticos, de mínimo un metro.
* Usar un ionizador o purificador de aire.
* Beber mucha agua, mínimo dos litros diarios, preferentemente de manantial.
* Comer diariamente productos naturales frescos.
* Evitar el sedentarismo y hacer ejercicio físico intenso.
* Caminar descalzo, mínimo media hora al día, sobre césped o arena, para descargar a tierra el exceso de electromagnetismo.
* Realizar varias veces al día algunos minutos de inspiraciones profundas, en ambientes naturales. El cuerpo se revitaliza, baja su frecuencia y nivel de estrés.

Cada día comprendemos mejor que, para generar estados emocionales saludables, es necesario realizar cambios profundos en nuestros hábitos. La respuesta al cansancio y malestar puede estar en la manera en la que vivimos. Frecuentemente, la vida nos recuerda que debemos volver a nuestros orígenes, acercarnos a una existencia que respete lo natural.

http://www.miherbolario.com/articulos/salud/111/como-combatir-el-estres-electromagnetico

FM, EM/SFC, SQM, EHS… ENFERMEDADES DE SENSIBILIZACIÓN CENTRAL… SALIMOS A LA CALLE

Video realizado por completo por Chary Romero

En la burbuja del horror

AISLAMIENTO FORZADO POR UNA ENFERMEDAD CRÓNICA E INCURABLE
Un enfermo de sensibilidad química múltiple vive en un coche en el Garraf para evitar el contacto con los agentes a los que es intolerante
Intenta demostrar que un accidente causó su dolencia

Miércoles, 7 de diciembre del 2011
EDWIN WINKELS
CASTELLDEFELS
http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/burbuja-del-horror-1256771

Extraño hogar 8 Jose Maria Masip, la semana pasada, apoyado en su coche, en el que vive en un mirador del parque natural del Garraf. EDWIN WINKELS

Extraño hogar 8 Jose Maria Masip, la semana pasada, apoyado en su coche, en el que vive en un mirador del parque natural del Garraf. EDWIN WINKELS

El sol, precioso, acaba de ponerse tras una de las muchas colinas peladas que se erigen hasta más allá de donde alcanza la vista. Se levanta el viento. El perfil de los árboles, frágiles, contrasta con los últimos brillos del mar. Aún no son las seis de la tarde, y ya comienza a hacer frío, ahí arriba, en uno de los miradores más bonitos cerca de Barcelona. A la izquierda, abajo, las playas de Castelldefels. A la derecha, las luces de una Sitges lejana. No llega ningún ruido, solo el soplo de la ligera brisa. Los pájaros ya se cobijaron. Jose Maria Masip Pineda aún puede apreciar parte de esta belleza, aunque le cuesta cada vez más. «Ya llevo demasiado tiempo aquí. Intento sacar toda mi fuerza interior, pero no es fácil. No veo el final, no veo luz. ¿Voy a tener que vivir el resto de mi vida así?»
Está a punto de cumplir 50 años. Se abriga, aunque nada le servirá para evitar pasar frío durante la larguísima noche que le espera. Es hipotérmico, entre otras cosas. Y dormirá en su coche. Como lo hace desde hace tres meses, en un mirador del parque natural del Garraf. En busca de aire fresco, puro. «Es la única solución. O me busco la vida en el campo, en la montaña, o me muero». Y si no se muere por la enfermedad, tal vez será por otra razón. La desesperación, por ejemplo. «Sí, a veces pienso en el suicidio».

Accidente de moto

Masip, vecino del barrio barcelonés de Hostafrancs, casado con Aurora, fue comercial, en una vida anterior, la de antes de un grave accidente que él y su mujer sufrieron en el 2006 en la Ronda Litoral, cuando su moto fue embestida por un coche. Ahora, recuperado de las múltiples fracturas, es un enfermo crónico e incurable; padece el grado más grave, el 4, de sensibilidad química múltiple (SQM), una dolencia poco comprendida, pero cada vez más extendida. Para Masip y algunos especialistas, su enfermedad es consecuencia de aquel accidente; para los jueces de varios tribunales, no. Así que no hay indemnización por este concepto. Ni ayuda para financiar el tratamiento que recibe, con vacunas, desde una clínica especializada de Londres. Pero sobre todo, dice Masip, no hay comprensión. «No veo a nadie. Me he quedado solo, casi sin familia ni amigos. Solo Aurora no se ha rendido, sigue a mi lado».

Las personas con SQM sufren pérdida progresiva de tolerancia a agentes químicos tan diversos y comunes como productos de limpieza, colonias, disolventes, ciertos alimentos, medicamentos y radiaciones electromagnéticas. Para ir a ver a Masip, mejor no llevar colonia. Aurora se ducha varias veces, sin jabón, cuando sale de trabajar y le va a ver en su coche, para llevarle comida. Ahí, él pasa el día respirando aire de mar y de montaña. Y escucha la radio. «No puedo leer libros ni periódicos, la tinta me pone enfermo». Y así miles de cosas más. Los gases de los coches diésel que pasan a su lado. La fumigación de los cuidadores del parque. Entonces, ni la mascarilla le sirve.

La pareja vive enfrente de un mercado. Demasiados olores y sustancias para que Masip pudiese seguir residiendo ahí. «Al final, tendré que ir a vivir a la montaña, pero no es fácil ahora vender el piso y encontrar una casa en el mejor lugar para mí». Aguanta ahora viviendo como un vagabundo, un apestado, y con esas vacunas, muy caras, de Londres. Este año perdió su última batalla judicial, ya que el médico forense sigue sin aceptar la relación entre accidente y enfermedad, que tardaron dos años en diagnosticarle.

Informes internacionales

«Tengo informes de reconocidos especialistas ingleses y americano que confirman que el accidente, en el que sufrí un golpe lateral en las cervicales, causó una disautonomía». Y esa «es la vía neural para desarrollar sensibilidades y alergias», según el médco inglés Jean A. Monroe, que trata en su clínica de Londres a pacientes con SQM.

A pesar de que el Ministerio de Sanidad abrió hace dos meses una puerta para reconocer la SQM como enfermedad y facilitar los tratamientos, Masip aún encuentra esas puertas cerradas. Y su vida está atascada. «Ya no sé qué hacer. Desde agosto del año pasado he empeorado mucho. Desesperados, fuimos incluso a Lourdes, pero ahí me puse aún más enfermo».

Conoce a pacientes italianos y franceses que sí reciben apoyo de las autoridades sanitarias de su país para seguir el tratamiento en Londres. A él, ni le pagan las mascarillas especiales, que le salen 300 por euros al mes. «No es por el dinero. Es por tener que vivir en esta burbuja, en la que no sé cuánto más aguantaré».